8 de marzo de 2015

Nos tendrán en común ~ Lo mejor de 2014

Lo mejor de lo peor de lo mejor de 2014.
Con dos meses de retraso llega el disco de dos horas que resume las 30 mejores canciones y discos publicados en 2014: un año sin vencedores de consenso (joyas hay: pasen y escuchen).

El disco de 'restos' que, como aquel Descartes, al final se asentará como uno de los mejores, ya lo verán. Como estamos intentando curar cierta francofobia, la primera mitad la protagonizan cuatro bandas galas.  Mansfield.TYA siguen marcando los tiempos del rock francés, a razón de, literalmente, una canción publicada por año, que siempre es la mejor de toda la escena nacional. Disco y gira en otoño. Otros nanteses, Disco Anti Napoleon, por fin han sacado su álbum, que impresiona menos que su directo, pero que no deja de constituir la gran esperanza blanca de la psicodelia para 2015.
Nos tendrán en común - lo mejor de 2014.

2014 ha sido un año mucho más pobre que los dos anteriores en lo que a la música que solemos escuchar se refiere. No quita para que sea relativamente fácil encontrar muy buenas canciones para un único recopilatorio (este), pero estamos muy lejos de épocas recientes en las que un resumen veraniego a mitad de año, un doble disco en navidad y un cuarto recopilatorio (con alguna excusa psicodélica u otras) eran apenas suficientes para resumir lo mejor de la producción anual.

Además, la presencia e importancia social de la música sigue marcando mínimos históricos desde que existe el rock'n'roll. Hoy influye más una canción como acompañamiento sonoro de una película (Her o Eden son buenos ejemplos de 2014) que como entidad en sí misma.
Nos quieren en soledad EP
Los regresos de figuras míticas (antes My Bloody Valentine, este año Aphex Twin) son muy anticipados pero también olvidados por todo el mundo en cuanto se publica el disco, algo muy sintomático de nuestros tiempos, en los que la influencia de un artefacto cultural es mayor mientras este aún no exista comercialmente (quizás eso no sea algo malo, al fin y al cabo, pero de momento esto es esnobismo de tomo y lomo).

El disco podemos de Nacho Vegas es el mejor español del año, más por falta de competencia que otra cosa. No es su mejor disco pero es muy recomendable y mejora notablemente el horrendo EP anterior sobre el 15M. Abrazar a Mr. me-voy-del-mejor-grupo-de-rock-del-país-para-hacerme-cantautor-torturado ha costado años (concretamente los que van desde no atender a su concierto como telonero de La Buena Vida en Madrid porque nos parecía insoportable, a pagar por verle como cabeza de cartel de un concierto en el edificio más grande de España) pero ha merecido la pena.

Cruzados los pirineos o los mares, Damon Albarn ha dado mucho que hablar, pero lo más destacable es que ha conseguido que Brian Eno cante con él. Suponemos que mucha gente considera el disco de Sun Kil Moon el mejor del año, pero se trata en realidad de la mejor canción de 2014 acompañada de otras diez bastante medianas.
Nos tendrán en común

2014 también puede haber sido el canto del cisne del rock psicodélico, con esa "trifecta" formada por el disco de The War On Drugs (disco del año, digámoslo ya), el de Temples y unos sorprendentes (por ser tan irregulares) Horrors, que son los Justin Bieber de la psicodelia, pero cuando quieren, pueden. También Real Estate caben en este párrafo.

Francia: Pégase, Mermonte, Sébastien Tellier, Cascadeur, Francisco y las montañas del Atlas y Chapelier Fou forman, por este orden, los discos a los que puede merecer la pena acercarse (año flojo también).

España: el desierto. Que un disco y un EP de dos grupos paralelos de Los Planetas y un disco de versiones de Los Planetas sean casi lo único a destacar muestra hasta qué punto dependemos del devenir de esta formación. Alguien ha escuchado el regreso de Australian Blonde?

Y luego Weezer, claro, que 20 años después, siguen haciendo rock de campus y olé. Años huérfanos como el que termina refuerzan la idea de que World Unite: Lucifer Youth Foundation (un solo disco y ya disueltos) es lo mejor que le ha pasado a esta década en lo que llevamos de ella. Esta es la canción del año según el medio musical más influyente del planeta: vamos, que vuelven los Smiths y el cante afectado. Por cierto, 2015 ya está aquí y no tenemos construidos los Evangelions. Tiemblen.